Qué Gloria de Radio (#15añossinGloria)

“…Un niño con un libro de poesía en las manos nunca tendrá de mayor un arma entre ellas…”

Gloria Fuertes

Crédito de la imagen

Dentro de un mes, justo dentro de un mes, se cumplirán quince años de la muerte de Gloria Fuertes. Desde aquí queremos hacerle un homenaje a esta autora que tanto dio a jóvenes y no tan jóvenes.

Dedicamos este primer Radio Tres Tizas de la temporada a su memoria entrevistando a Lourdes Giraldo, maestra de infantil y primaria e impulsora del Proyecto Colaborativo Libro Virtual Gloria FuertesEsperanza M. Pedagoga Terapéutica que ha utilizado los poemas de la poeta (no le gustaba que le llamasen poetisa) en aulas de diversificación.  Antes Victor González padre y miembro activo de FAMPA Sevilla realiza una semblanza de Gloria Fuertes.

.

.

Descargar: que-gloria-radio_md_2452568_1.mp3

Ir a descargar

Descargar Radio Tres Tizas 25

.

.
Proponemos un homenaje colectivo bajo el hashtag #15añossinGloria durante este mes.

No proponemos nada en concreto como hicimos junto a nuestros blogs amigos en un Paseo con Machado o Callejeros Literarios. Proponemos realizar algo en el aula que conmemora esta figura fundamental en la literatura infantil.

¿Qué hacer?

Aquí alguna idea:

- Cualquiera de las realizadas en el Proyecto Colaborativo Libro Virtual Gloria Fuertes, que nos ha explicado Lourdes.

- Realizar un Glogster con algún cuento o poesía.

- Editar un podcast con una teatralización, recital, entrevista o especial sobre la autora.

- Crear un video-poema con Windows Movie Maker o Photopeach.

No hay nada prefijado, la creatividad y la libertad de acción presiden una iniciativa con la que poder recordar a esta escritora madrileña.

Solo te pedimos que publiques en Twitter lo que realicéis, incluyendo el hashtag #15añossinGloria.

Aunque no nos muriéramos al morirnos,
le va bien a ese trance la palabra: Muerte.

Muerte es que no nos miren los que amamos,
muerte es quedarse solo, mudo y quieto
y no poder gritar que sigues vivo.

(Aunque no nos muriéramos al morirnos, Gloria Fuertes)

Sesquidécada: octubre 1998

Igual que hay gente que debería caerte bien y te cae mal (y así nos va), ocurre a veces lo contrario: no podemos evitar la simpatía por alguien que merecería nuestro desdén. Es lo que me pasa con uno de los autores que más estimo: se trata de Quevedo, protagonista exclusivo de esta sesquidécada,. No sé cuándo leí por primera vez un poema suyo, difícil remontarse tan lejos. El Buscón ha ocupado ya alguna sesquidécada también. Ahora Quevedo vuelve a esta serie porque en el lejano octubre de 1998 andaba yo leyendo un ensayo de Maxime Chevalier, Quevedo y su tiempo: la agudeza verbal. En verdad, si alguien debe encabezar el paradigma del ingenio verbal, ese es don Francisco de Quevedo y Villegas. Mi admiración por él está por tanto justificada, al menos en cuanto a mi condición de filólogo. Pocos han alcanzado la maestría de Quevedo en el arte de la dilogía, de la metáfora, de la ironía, de la paradoja, de la antítesis, de la hipérbole... Pero también pocos han sido tan cáusticos en el uso de la burla, el sarcasmo, la misoginia o la xenofobia. Del látigo quevediano pocos coetáneos se libraron, en especial los más débiles. Si bien es cierto que era tradición asentada incluso entre intelectuales atacar a conversos o a mujeres, eso no disculpa la especial animadversión de Quevedo hacia esos colectivos. Soy consciente de que no debemos juzgar a personajes de otras épocas bajo los patrones de la nuestra, pero leer a Quevedo hace que te hierva la sangre en más de una ocasión por la ferocidad de sus ataques. Sin embargo, como avanzaba al principio, no consigo que me caiga mal del todo, en parte por ese arte suyo con la palabra y en parte también porque esa mala baba la repartía a diestro y siniestro, como si no fuese más que una vía de escape a su propia frustración. No es sencillo acercarse a la escritura de Quevedo sin tener buenas armas en competencia lectora. Hay maravillosos poemas que admiten una lectura 'fácil' (el más conocido el que habla del amor más allá de la muerte), pero sus acólitos realmente disfrutamos con esos textos que se repliegan sobre sí mismos en una espiral de significados, formando isotopías difíciles de desentrañar, como jeroglíficos hechos con palabras que nunca acaban de cerrar su sentido último. Disfrutamos con esos textos y también con su verso punzante y con su prosa gamberra, como la del Buscón.
Creo que la historia de la literatura tiene pocos personajes tan incisivos como Quevedo. Tal vez Larra habría fraguado un carácter y un estilo similar si hubiese tenido tiempo para ello. En el siglo XX, a pesar del auge del periodismo, en el que podría destacar esa agudeza verbal quevediana, no hallo herederos a su altura; se le aproximan en alguna de sus columnas Francisco Umbral o Juan José Millás, y paremos de contar.
Quevedo es querido y odiado a partes iguales, aunque la crítica literaria siempre lo salvará. Como homenaje también, os dejo este relato, que surgió a partir de una petición especial de mi amiga Mercedes Ruiz para el proyecto 'O Apostolo'. El relato tiene demasiados tintes autobiográficos como para ser tomado a broma, así que cuidado...



P.D: Si no se creen la amistad entre Quevedo y Góngora, miren a ver quién aparece en el icono de la pestaña del navegador en este enlace a las poesías de Quevedo.

Súper Paco y el Autodiálogo positivo

Crédito de la imagen

Ese hombre de la imagen es Francisco Contreras “Súper Paco”. Lo conocí personalmente en Sierra Nevada, en el refugio de Poqueira. Fue el pasado 7 de julio. Sobre las nueve y media de la noche vimos cómo un hombre de avanzada edad (74 años) bajaba corriendo la senda que a la mañana siguiente nosotros debíamos transitar para subir en búsqueda de nuestro principal objetivo montañero, coronar el Mulhacén. Se celebraba el SNUT (Sierra Nevada Ultra Trail) tres días de recorrido, con casi 100 kms corre-andado y con 7.900 m de desnivel positivo. Pues bien, ese casi octogenario hombre llegó, al final de aquella segunda etapa con camisa, pantalones de pinzas, varas de madera y sombrero de paja. Otros corredores lucían sus Garmin, prendas técnicas, GPS y demás parafernalia ultratrailera. Paco acababa de subir dos cumbres de 3000 metros (Alcazaba y Mulhacén) aquel día de San Fermín, sin apenas dotación técnica. Encima llegaba como si no hubiese pasado nada.
Hubo un momento especialmente mágico cuando lo vi llegar y cruzamos la mirada. Aquellos ojos negros me dijeron en un milisegundo “yo he visto cosas que jamás creeríais”. Ese instante acompañado de aquella tez oscura, larguirucha y curtida me recordó a mi abuelo Julio que con 80 años seguía subiendo a la huerta (estaba en la montaña) y bajaba con varias bolsas de patatas y verduras para su mujer e hijos. Estos no paraban de decirle “papá deja ya la huerta que te puede pasar algo, estás muy mayor“.

Julio y Paco son dos de las figuras importantes que se me han presentado (en forma de idea por supuesto) este domingo 20 de octubre durante la realización del Trail Turdetania con 61’100 km de recorrido. Sin esos referentes motivacionales no hubiese terminado la carrera. Sin un autodiálogo positivo no hubiese llegado a meta.

Si simplificamos el esquema cognitivo en la siguiente secuencia:

Pienso -> Siento -> Actúo

Podemos asegurar que en función de cómo pensemos, así actuaremos. En una situación de tensión, desgaste o simplemente difícil es importante tener pensamientos positivos precocinados, ideaciones que nos reporten tranquilidad y nos dirijan al éxito. Por ejemplo, si yo me digo “esta aula es caótica y me encuentro fatal en ella“ es muy probable que me visite la frustración y no pueda concluir el curso. Al igual que un ultrafondista, en docencia lo que nos interesa es acabar el curso en buenas condiciones, con buenas sensaciones. Si pienso “esta aula es un reto para mi carrera profesional, tengo una preparación a la altura de las circunstancias. Súper Paco se los comería con papas” tendré mayor confianza y mejor predisposición.

Claro, para correr una carrera de ultrafondo se necesita además preparación (aquí la mía), programar bien la carrera estudiando sus tramos, conocer a alguien y correr junto a él, tener motivación para terminarla, llevar lo necesario para aguantar entre avituallamiento y avituallamiento, aprovechar estos últimos…

Busca tus pensamientos positivos precocinados y utilízalos durante el curso porque, claro, para poder terminar un curso se necesita preparación, programarlo bien estudiando sus tramos, conocer a alguien y trabajar junto a él, tener motivación para terminarlo, llevar lo necesario para aguantar entre descanso vacacional y descanso vacacional, aprovechar este descanso… Y, por supuesto un autodiálogo positivo.

Ahí lo llevas.

Gorka Fernández

Crónica de la carrera en mi blog de deportes.


Me siento orgullosa de ser docente

Fuente de la imagen

Fuente de la imagen

¿Qué está pasando últimamente en Educación? Mientras se aprueba la LOMCE, van surgiendo cada vez más inquietudes y deseos de hacer cambios importantes en el aula por parte de padres, alumnos, y profesores.

Ya en su día, me escribió al blog un alumno que deseaba conocer el Centro educativo donde trabajaba, solamente porque leía mis entradas que hablaban de cambios en el aula, de otras maneras de trabajar que traían consigo habilidades, creatividad,  ambientes, sensaciones, y sentimientos nuevos. Y el alumno-a, por supuesto, era sujeto activo de su propio proceso de aprendizaje, aprendiendo a aprender, que es lo que necesita cualquier ciudadano del siglo XXI que se precie.

Por otro lado, ayer recibí un e-mail  de una madre que pedía ayuda para que su hijo, que está actualmente en Infantil trabajando a través de Proyectos, pudiera seguir cursando Primaria con la misma metodología. Es más, se han reunido varios padres de alumnos para buscar un Centro que trabaje en Primaria a través de proyectos de aprendizaje y obligar, de alguna manera, a cambiar la práctica educativa al Centro donde se encuentran sus hijos e hijas.

Fuente: Ana Basterra

Fuente: Ana Basterra

Y por último, aquí estoy yo  como  profesora y asesora, entrando junto a la docente del Instituto Artaza-Romo Cristina Falagan este curso en un aula de 1º de PREE (Proyecto de Refuerzo Educativo Específico). Son ocho alumnos que han tenido que venir de otros países y, además, siete de ellos son repetidores. Cristina y yo hemos empezado a trabajar con ellos el proyecto “Haití llora” que ya, anteriormente, llevé al aula en el Instituto de Astrabudua con un alumnado “difícil” pero del que  su profesora Ana Isabel López y yo sacamos “chispas“.

Cuando digo difícil, me refiero a que estos alumnos son duros de pelar por las condiciones y trayectoria de vida que han tenido y que, algunos de ellos, mantienen en la actualidad. Son  alumnos a los que se les cae de las manos el libro de texto tradicional, de difícil comprensión y actividades sueltas y , muchas veces, sin una lógica clara, es decir, no ayudan a aprender.

2013-10-08 09.08.58

Fuente: Ana Basterra

Son alumnos que reclaman una atención especial porque la mayoría arrastra una vida cargada de dificultades, su autoestima es baja, les cuesta centrarse en el trabajo y no les gusta trabajar en equipo. Aún llevamos un mes, pero he ido viendo cambios importantes. Han comenzado a investigar sobre el terremoto de Haití y sus consecuencias, han tratado la información y la han plasmado en una presentación de diapositivas que van a explicar oralmente en el aula. Se han sentido orgullosos de sus producciones que, por supuesto, se van a evaluar, y los que iban por delante nos han ayudado a nosotras profesoras con los otros compañeros. Y nosotras hemos ido mirando diariamente a cada uno con cariño y cercanía, hemos estado ahí para lo que necesitaran, y les hemos ido dotando de herramientas para que sientan seguridad en su aprendizaje. Hoy, cuando he salido del aula, me he ido con una sonrisa en los labios, orgullosa de ser docente.

2013-10-08 09.09.41

Fuente: Ana Basterra

Os seguiré contando, a través de este blog, todos nuestros éxitos ya que “vamos a rozar casi la perfección” que es el lema del aula.

Para seguir a los alumnos: Cuadernos del alumnado

Lo mejor de todo está por llegar, ya que este proyecto se va a trabajar en los cinco grupos de 1º de la ESO de este instituto en el segundo trimestre en la Asignatura de Lengua Castellana. Además de Cristina, entrarán otros profesores: Rosa, Ana e Ismael.

Para terminar, podéis leer una preciosa dedicatoria que me  hizo la profesora del Colegio Ayalde Miren Linaza cuando terminamos de trabajar el proyecto “Un billete de ida y vuelta” con tres cursos de 4º de la ESO. Resume de alguna manera la trayectoria de las alumnas a lo largo de la experiencia.

Querida Ana:

Mis alumnas y yo también queremos darte las gracias en este rinconcito donde atesoras tus experiencias.

Déjanos decirte que la travesía ha sido inolvidable, que te has ganado a la tripulación y a la pirata patapalo, que las marineras de primera se me han convertido en capitanas de su propio navío, que incluso los polizones han ido aprendiendo a tensar y arriar velas y que ya conocen los nombres de los vientos que les llevarán a buen puerto. Ante la pericia de mis navegantes, oteo orgullosa desde el palo mayor nuevos océanos. ¡Es tan hermoso ver al marinero trabajar con las jarcias y oírle gritar “todo a estribor” mientras el resto contrarresta la escora!

Y el barco navega entre las olas soberbio, seguro, ciñendo viento.

Con todo nuestro cariño.


2

cucharas

Quiero agradecer antes de nada a @hautatzen@juancarikt, @lajaines, @salvorota, @marudomenech y @mcadenato sus miradas.

Creo no desvelaros nada si os digo que uno de los mayores motores narrativos es la pareja. Las relaciones de complementariedad, de toma y daca; la ilusión y el desencanto. El motor sube de revoluciones cuando ese dúo, por una u otra razón, resulta insólito, clandestino; cuando sus protagonistas -por mi barrio se pasea una anciana de luto riguroso con un boxer- no tienen la bendición oficial ni eclesiástica; cuando no cumplen las más mínimas leyes de simetría, convención, o sentido común.

Por fin este verano he empezado a subir con cierta regularidad imágenes a Instagram. Ha sido un descubrimiento construir micros con fotografías. En Rolletes de verano recojo -robados, los llamaría un profesional- exclusivas, flirteos, ligues inauditos que se han ido con el otoño y a los que dará la puntilla el cambio de hora. 

scottex

cubitera

Disimula

La vuelta a la realidad ha sido traumática. Septiembre ha devuelto a su lugar a los amantes y ha colocado en el umbral del divorcio a esos tandems de largo recorrido para los que estos meses han supuesto una pesadilla.

La ruptura que peor llevo es la del pobre abrelatas…

abridor

En fin.

Aster Navas


Repiénsame el amor


Durante este curso los dos profes de 1º de Bachillerato del IES Bovalar volvemos al ataque con los portafolios digitales y con el proyecto "Piénsame el amor y te comeré el corazón". Este proyecto fue diseñado en colaboración con Mª José Chordá, Inma Contreras, José Antonio Fraga, José Daniel García, José Luis Gamboa, Evaristo Romaguera, aunque también se sumaron otros profes como Elena Cervero, Nacho Gallardo o Javier Arredondo. Este año volvemos al aula con más ganas y con ansias de superar los trabajos del curso anterior. También contamos como novedad con el libro del proyecto, publicado por la editorial Germania, en el que se recoge tanto la antología poética como las propuestas didácticas y memorias docentes del año pasado.
Os animo a que lo llevéis al aula y compartáis los trabajos en las redes sociales con la etiqueta #piensamelamor. Si no lo tenéis claro, escuchad lo que dicen quienes lo probaron:


Más información:

Autorretrato lingüístico: “de Bilbao, de toda la vida…”

retrato lenguaCrédito de la imagen

Con motivo de la celebración del Día Europeo de las Lenguas (26 de septiembre), invitado por @londones a participar en un blog creado al efecto y, espoleado por los preciosos textos de @jlbracamonte y @lourdesdomenech, -todos ellos compañeros y, sobre todo, amigos- me atrevo a arañar superficialmente en mis recuerdos, dejándome acompañar de esa “ciega abeja de amargura”.

De Salamanca (José Luis Sánchez) a Blanes (Lourdes Domenech) y de Blanes a Bilbao. “De Bilbao, de toda la vida…”, bueno, desde hace medio siglo y, como tantos, a caballo entre Vizcaya (Bizkaia) y Palencia (Palencia). De padre sestaoarra -¡aúpa Kaiku!- y de madre palentina –sí, chiguito, sí-, en mi casa siempre han convivido pacíficamente el euskera y el castellano… Digo pacíficamente porque, en una familia monolingüe -absolutamente castellano-parlante- siempre han estado en el aire y hemos respirado palabras en español y en vascuence. Es curioso, en esta tierra siempre han estado marcadas política, social y culturalmente palabras como euskera, vascuence, vasco frente a castellano o español. En mi cerebro infantil resonaban frases como “el chiguito corito se escolingaba por el arambol” y “bat, bi, hiru, lau, bost, sei, zazpi… euskaldunak, irabazi, aurrera!” y las entendía perfectamente y sin aspavientos –curiosa palabra, por cierto- tras la pertinente y necesaria traducción simultánea: “el niño desnudo se deslizaba por el pasamanos (de la escalera)”, “uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis… ¡los vascos ganamos, adelante! Cuando uno desde pequeñajo come “carramarros” –karramarro, ´cangrejo´-, tiene el estómago “larri” –larri, angustioso, apremiante, grave´- y se queda “neque” en el coche -neke, ´cansado, fatigado, agotado´- no entiende los problemas políticos que crean los adultos, máxime cuando las primeras palabras que escuchó en euskera fueron “etorri hona!” (´¡ven aquí!´) en boca de Pablo, el portero de la finca de al lado, que hacía mucho tiempo que había venido de Salamanca…

Y llegó la escuela y “yo fui a EGB”… Por aquel entonces y –supongo- que por motivos políticos y de vecindad- estudié francés porque así lo quiso mi madre. “Je suis, tu es, il est…”, “Qu’est-ce que tu fais?” son expresiones que comenzaron a sonar familiares en mi vida diaria. Y llegó el instituto y con él dos lenguas más : el latín, porque así lo exigía el antiguo BUP y el inglés, porque así lo quiso mi madre. “Dimidium facti qui coepi habet, se entremezclaba con “I´am Marcos, a new student” ”y la vida siguió, /como siguen las cosas/que no tienen mucho sentido”, como los conceptos de contaminación lingüística, lengua común, interferencia lingüística, dialecto… en la esponjosa mente infantil. Y en los años ochenta, llegó la Universidad y nuevas lenguas, nuevos ojos para comprender el mundo… Por motivos de formación académica llegaron mis primeras palabras en italiano –recuerdo mi primera frase: “Il libro è giallo“; por cierto, ¿alguien ha visto alguna vez un libro amarillo?-; por motivos profesionales, profundicé en la lengua de Bernat Etxepare: “hegoak ebaki banizkio, nerea izango zen”; y por motivos familiares, dejamos Palencia y nos trasladamos todos los veranos a Blanes, donde mis sobrinos me pedían “una pastanaga” y me repetían una y otra vez “plou poc, pero para el poc que plou, plou prou” o “a cap cap cap que Déu deu deu durus” (“llueve poco, pero para lo poco que llueve, llueve bastante”, “en ninguna cabeza cabe que dios deba diez duros”).

lenguita2

Y, casi sin darnos cuenta, estamos en 2013 y ayer –sí, ayer, casualidades de la vida-, ayer mismo, comentaba con unos amigos que es muy frecuente en Euskadi usar expresiones como “dinero atrás” para referirse a la pedrea de la lotería nacional; “descambiar una camisa”, por cambiarla; “al cabo de año” para conmemorar el aniversario de un fallecimiento… expresiones que no son fácilmente entendibles fuera de nuestras fronteras, pero que aquí gozan de una vitalidad envidiable. Y es que, aunque uno haya estudiado Filología Hispánica, nunca deja de aprender, incluso en su propia lengua materna. Recuerdo que, no hace muchos años, entendí cabalmente por qué aquella asignatura en la que hacíamos circuitos eléctricos con pilas de petaca, figuras del ajedrez con pastillas de jabón Chimbo o copiadoras con glicerina y no recuerdo qué más productos… se llama Pretecnología; sí, sí, pre-tecnología, como ahora los chicos de la ESO estudian Tecnología… No hace mucho que comprendí la anáfora, epanadiplosis o cualesquiera figura de repetición fónica de que se trate que contiene el nombre de uno de los personajes más queridos de mi niñez y de mis añorados Chiripitifláuticos: el capitán Tan… Aún sigo admirado por las explicaciones que mi maestro de Latín, un extraordinario catedrático –hoy emérito- Don Santiago Segura Munguía, nos desgranaba en la Universidad; gracias a él, descubrí la magia de la etimología y entendí el significado de palabras como “estraperlo”, “capicúa”, “gringo”, “trabajo”, “laxante” o “lavabo”…

Crédito de la  imagen 2

Decía Don Miguel de Unamuno “Filología es filosofía” y recuerdo ahora que una antigua profesora universitaria nos decía siempre que las lenguas “son gafas que nos permiten ver el mundo de una manera determinada”. Mi mundo, mi vida toda, está teñida de ideas, expresiones y palabras del castellano, euskera, francés, inglés, latín, italiano, catalán… y espero seguir tiñendo mi realidad con una paleta llena de colores, rellena de matices y pletórica de vida…

Marcos Cadenato


PORTFOLIO LECTOR: guías de lectura y propuestas para el desarrollo de la comprensión lectora a través de la literatura

Desde hace algún tiempo son varias las entradas publicadas en blogs de Lengua y Literatura en secundaria dedicadas al fomento y evaluación de la lectura en el aula y al estudio de la Literatura (¿enseñar literatura o enseñar a leer literatura?), que han ocasionado un debate con interesantes  reflexiones sobre la metodología que aplicamos en nuestras clases. A raíz de un post titulado Lecturas sin exámenes, nuestro compañero Alberto García comenzó una campaña bajo el lema que la lectura no sea una tortura que pretendía "producir un sentimiento positivo, y no de rechazo, hacia el hábito lector" mediante actividades y propuestas que facilitasen la experiencia literaria, favorecieran la implicación de los alumnos, el aprecio por la literatura y la mejora en la comprensión lectora mediante el disfrute.

Éste ha sido el germen de la creación del Portfolio lector: un espacio web en el que recopilar aquellos recursos dispersos por la red en torno al desarrollo de la comprensión lectora a través de la Literatura: guías de lectura para diferentes niveles, tanto de literatura clásica como literatura juvenil; plantillas de comprensión lectora; propuestas didácticas generales con y sin TIC... 

El proyecto está coordinado desde los blogs Apuntes de lengua y Lengüetazos Literarios, si bien la autoría de los recursos que aquí se reseñan se debe a la multitud de docentes que, a través de sus blogs y espacios virtuales, comparten en Internet los trabajos que llevan a cabo con sus alumnos. La calidad de los materiales didácticos que se alojan en este espacio está avalada precisamente por la calidad de sus autores, docentes que han creado y llevado al aula sus propuestas y han constatado los resultados. Desde aquí queremos agradecer a todos ellos su labor y su "actitud 2.0" a la hora de compartir sus materiales y enriquecer a la comunidad virtual. 





Baloncesto y literatura: el pase extra

Mi vida navega entre un número indeterminado de pasiones inconfesables y algunas, muy pocas, que me siento capaz de mostrar sin rubor. A este último grupo pertenecen el baloncesto y la literatura, dos actividades que en una mirada superficial mantienen escasa o nula relación; pero que a poco que se profundice en su conocimiento ofrecen puntos de contacto evidentes, sorpresivos y, si me lo permiten, inspiradores.

- Bueno, ya ha regresado el bloguero con sus marranadas pseudointelectualoides. Eres tan previsible como las lluvias otoñales, amigo mío.

- Siento que tengas esa opinión de mi humilde persona, Comentarista Implícito. Lo cierto es que creía haber cerrado tiempo atrás las heridas de nuestra relación, y si no había logrado convencerte de la autencidad de mis intenciones, al menos pensaba que seríamos capaces de coexistir sin violencia en este espacio.

- Déjate ya de cuentos, bloguero, y adelante con la sutileza del día. Sorpréndeme, si puedes.

El caso es que de entre las muchas jugadas que se producen durante un partido de baloncesto es el pase extra una de mis preferidas. Para los no iniciados en la práctica y disffrute de ese deporte, diré que el pase extra es una forma de atacar una férrea defensa individual de ayudas. Se trata de mover el balón por el perímetro de la zona contraria, provocando con la celeridad del pase y los amagos de entrada o lanzamiento a canasta el desajuste de unos defensores que tienden a abandonar al atacante que les corresponde para ayudar en la defensa del que parece va a ser el encargado de atacar el aro. Habitualmente, el veloz movimiento del balón suele llevar a los defensores a intentar seguirlo, aunque terminen por dejar libre de marca a un jugador atacante que acaba por lanzar y anotar. Como mi explicación puede resultar algo oscura os dejo un video en el que se muestra la jugada con claridad.

Para mí, esta estrategia de ataque se me presenta como un relato en el que se narra el tránsito del orden al caos. Permítanme la salida de tono, pero creo que tiene algo de bíblico. En el principio fue el orden de las defensas -cada oveja con su pareja, en roman paladino-; tras él llegó el desconcierto y la locura, el desajuste, el qué será de nosotros; y, finalmente, la paz resultante del cumplimiento de un plan previamente escrito. El lanzamiento del jugador libre de marca se me antoja una especie de juicio final que premia o castiga. Y todo ello en no más de veinticuatro segundos. Espectacular.

Pero además de ser un texto vagamente narrativo en el que resuenan ciertos ecos míticos, veo en el pase extra algunas coincidencias evidentes con técnicas literarias concretas. La sobreabudancia de pases entre los atacantes me resulta equivalente a la repetición de una misma idea que se advierte en los escritores medievales que optan por el uso de la amplificatio. Veamos un ejemplo de Juan Ruiz.

Si tuvieres dinero tendrás consolación,
Placeres y alegría y del Papa ración,
Comprarás el Paraíso, ganarás la salvación:
Donde hay mucho dinero hay mucha bendición.

Yo vi en corte de Roma, do está la Santidad,
Que todos al dinero tratan con humildad,
Con grandes reverencias, con gran solemnidad;
Todos a él se humillan como a la Majestad.

Creaba los priores, los obispos, abades,
Arzobispos, doctores, patriarcas, potestades;
A los clérigos necios, dábales dignidades,
De verdad hace mentiras; de mentiras, verdades.

Hacía muchos clérigos y muchos ordenados,
Muchos monjes y monjas, religiosos sagrados,
El dinero les daba por bien examinados:
A los pobres decían que no eran ilustrados.

Yo he visto a muchos monjes en sus predicaciones
Denostar al dinero y a las sus tentaciones,
Pero., al fin, por dinero otorgan los perdones,
Absuelven los ayunos y ofrecen oraciones.

Dicen frailes y clérigos que aman a Dios servir,
Mas si huelen que el rico está para morir
Y oyen que su dinero empieza a retiñir,
Por quien ha de cogerlo empiezan a reñir.

La primera estrofa del fragmento formula la idea -la corrupción del clero-, mientras que las cinco siguientes abundan sobre dicha tesis, apuntando hacia diversas categorías de clérigos y sus comportamientos. Sin duda, Juan Ruiz hace uso del pase extra, aunque no ha incluido en su obra el lanzamiento final del jugador libre. Es como si le hubiese dado la vuelta a la técnica y primero hubiese lanzado y después hecho circular el balón.

Unos siglos después, Garcilaso hace uso también de la estrategia. Sin embargo, el autor toledano vive nuevos tiempos y la moderación renacentista le obliga a limitar su amplificatio a la mínima expresión. De hecho, en el ejemplo que he seleccionado  solamente existe un pase más, contundente y preciso, definitivo.

En tanto que de rosa y de azucena
se muestra la color en vuestro gesto,
y que vuestro mirar ardiente, honesto,
con clara luz la tempestad serena;

y en tanto que el cabello, que en la vena
del oro se escogió, con vuelo presto
por el hermoso cuello blanco, enhiesto,
el viento mueve, esparce y desordena:

coged de vuestra alegre primavera
el dulce fruto antes que el tiempo airado
cubra de nieve la hermosa cumbre.

Marchitará la rosa el viento helado,
todo lo mudará la edad ligera
por no hacer mudanza en su costumbre.

El primer terceto expone la idea -Carpe Diem- y las razones que justifican el disfrute del presente. Hasta ahí todo bien. La sorpresa llega con el segundo terceto, el colofón del poema: el tiempo no sólo ataca el físico de la muchacha descrito en los dos cuartetos de la composición, sino que nos afecta a todos, porque todos somos la rosa. Pase extra, canasta de tres puntos, falta personal y tiro libre adicional.

La historia de la literatura demuestra que este pase extra definitivo puede ser mucho más hiriente. Juan Ramón Jiménez nos deja un ejemplo perfecto.

Cuando yo era el niño Dios, era Moguer, este pueblo,
una blanca maravilla; la luz con el tiempo dentro.
Cada casa era palacio y catedral cada templo;
estaba todo en su sitio, lo de la tierra y el cielo;
y por esas viñas verdes saltaba yo con mi perro,
alegres como las nubes, como los vientos, ligeros,
creyendo que el horizonte era la raya del término.

Recuerdo luego que un día en que volví yo a mi pueblo
después del primer faltar, me pareció un cementerio.
Las casas no eran palacios ni catedrales los templos,
y en todas partes reinaban la soledad y el silencio.
Yo me sentía muy chico, hormiguito de desierto,
con Concha la Mandadera, toda de negro con negro,
que, bajo el tórrido sol y por la calle de En medio,
iba tirando doblada del niño Dios y su perro:
el niño todo metido en hondo ensimismamiento,
el perro considerándolo con aprobación y esmero.

¡Qué tiempo el tiempo! ¿Se fue con el niño Dios huyendo?
¡Y quién pudiera ser siempre lo que fue con lo primero!
¡Quién pudiera no caer, no, no, no caer de viejo;
ser de nuevo el alba pura, vivir con el tiempo entero,
morir siendo el niño Dios en mi Moguer, este pueblo!

Tres estrofas que equivalen a tres circulaciones completas del balón en el ataque baloncestístico. La primera de ellas fija el estado de las cosas o de la defensa: Moguer, la luz, las casas, los templos… Todo está en su sitio en “Moguer, este pueblo”, al igual que la correspondencia entre defensor y atacante al principio de la jugada. En la segunda estrofa, como en la segunda circulación de balón, en cambio, se aprecian los desajustes: las casas ya no son palacios ni catedrales los templos, lo negro se impone a la luz del principio. Algo ha provocado el desajuste: el tiempo, la muerte.

Pero es en la tercera estrofa en la que asistimos al pase extra definitivo, al lanzamiento demoledor. Una tercera circulación del balón en clave de grito desesperado, de deseo que lleva al lector hasta el lanzamiento final: “morir siendo el niño Dios en mi Moguer, este pueblo”. El poema termina como se inicia, con el balón volviendo al jugador que dio comienzo al ataque lanzando un “este pueblo” demoledor al filo de la posesión. Pase extra en estado puro.

- Anonadado me dejas, bloguero. Esta vez has superado mis expectativas. En la escala de marranería pedante te doy un diez sobre diez. ¿Qué nos espera después? ¿La relación entre el coast to coast y la autobiografía ficticia? ¿El pick and roll y la cuestión social? ¿Tal vez la equivalencia entre defensa zonal y epopeya?

- ¡Ay, Comentarista Implícito, si tú supieras que no eres más que un escolta libre de marca incapaz de encontrar el aro!