Fandangos para celebrar el día del flamenco

Con motivo del día internacional del Flamenco, el pasado día 16 de noviembre realizamos en el IES La Alborá de Alosno (Huelva) algunas actividades. El Departamento de Lengua programó la siguiente: los alumnos recopilaron letras de la composiciones flamencas típicas del pueblo, los fandangos, y las plasmaron en en los modelos con marcos florales que les proporcionamos, las colorearon y decoraron con ellas las clases. Aquí se muestra el resultado.

De la Objetividad a la Subjetividad

cuarto

Vas a leer el cuento “intimidad protegida” que Jordi Cebrián recoge en su blog y este te va a servir de excusa para acercarnos tu espacio físico más íntimo: tu cuarto. Debes sacarle una foto (móvil, cámara de fotos…) para subirla a tu blog.

A continuación, escribe un texto con un primer párrafo OBJETIVO (unas 100 palabras) pero el resto debe ser SUBJETIVO (150 palabras) y debe describir las sensaciones de seguridad, comodidad e intimidad que te trasmiten esos pocos metros cuadrados.

 


2.2. Mi biblioteca literaria: teatro


El teatro no es mi género literario predilecto, aunque lo considere imprescindible en cualquier biblioteca que se precie. Tal vez se deba a la necesidad del espectáculo, de la representación sobre las tablas, para que cualquier obra dramática se disfrute completa. O puede que sea porque no me despierta la misma emoción -estética- que la lírica o la narrativa.
La cuestión es que mi biblioteca teatral se levanta sobre dos bloques bien diferenciados: la dramaturgia en castellano y la que fue concebida en otras lenguas. De este último, destaca con luz propia, inevitable, las obras completas de Shakespeare, pero también las de Marlowe, Pirandello, Molière, Dario Fo, Ibsen, Chejov, Strindberg o Peter Weiss. Por contra, entre las compuestas en lengua castellana, abundan las de Lope de Vega, Calderón, Tirso, Zorrilla, Leandro F. de Moratín, Buero Vallejo, García Lorca, Unamuno o Galdós. Muchas de ellas son un poso de la carrera de Filología que, sin embargo, también me han sorprendido, conmovido y alterado las nociones básicas que tenía sobre el teatro. Así me ocurrió con la lectura de La noche de los asesinos, de José Triana. Las obras escritas en latín y griego clásico, sin embargo, se adscriben a la biblioteca de clásicos.
Espero que, como en las secciones anteriores de mi biblioteca, sirva de inspiración para algunos de mis lectores y anuncio, no sin esgrimir un compromiso sólido, la intención de ampliarla con títulos de autores contemporáneos, como Juan Mayorga, Jesús Campos o Yasmina Reza.


Mirando al alumnado desde la Equidad: Trabajar y Evaluar las Competencias Clave en el aula

De higos a brevas

normanmente-normanmente-%e2%80%a2-fotos-y-videos-de-instagram

que tenemos que hablar de muchas cosas,
compañero del alma, compañero.

Miguel Hernández

Últimamente, compas, nos vemos de higos a brevas. Quizá por eso este post lo inspira, lo dicta, esa precipitación entusiasmada con que hablamos a los amigos que vemos de Pascuas a Ramos y con quienes conversamos compulsivamente durante esos minutos que la Fortuna ha accedido, por fin, a regalarnos.

Podría haberme centrado en cualquiera de los puntos de este inventario pero he preferido que sea una lista atropellada que, en la medida de lo posible, sugiera, proponga, analice, conciencie y emocione.

Casi nada.

post

  • Redes sociales.
    • Difícil encontrar algo nuevo en este mundo que parece, cada día más, un diálogo de sordos. Hay honrosas excepciones, como esta cuenta en Instagram que roza la genialidad y de donde nos hemos bajado la imagen que da pie a esta entrada.

Espero, sí, dejarme algo en el tintero.

copia-de-aster-navas


Texto descriptivo.

Lee este texto del best-seller  “Los hombres que no amaban a las mujeres” en la que la jovencísima Lisbeth se revela como una gran detective a pesar de su aspecto nada convencional dentro del género de la novela negra.

           A Armanskij (jefe de Lisbeth) le costaba hacerse a la idea de que su investigadora estrella fuera una chica pálida de una del­gadez anoréxica, pelo cortado al cepillo y piercings en la nariz y en las cejas. En el cuello llevaba tatuada una abeja de dos centímetros de largo. También se había he­cho dos brazaletes: uno en el bíceps izquierdo y otro en un tobillo. Además, al verla en camiseta de tirantes, Ar­manskij había podido apreciar que en el omoplato lucía un gran tatuaje con la figura de un dragón. Lisbeth era pelirroja, pero se había teñido de negro azabache. Solía dar la impresión de que se acababa de levantar tras ha­ber pasado una semana de orgía con una banda de heavy metal.
          En realidad, no tenía problemas de anorexia; de eso  estaba convencido Armanskij. Al contrario: parecía con­sumir toda la comida-basura imaginable. Simplemente había nacido delgada, con una delicada estructura ósea que le daba un aspecto de niña esbelta de manos finas, to­billos delgados y unos pechos que apenas se adivinaban bajo su ropa. Tenía veinticuatro años, pero aparentaba catorce.
           Una boca ancha, una nariz pequeña y unos promi­nentes pómulos le daban cierto aire oriental. Sus movi­mientos eran rápidos y parecidos a los de una araña; cuando trabajaba en el ordenador, sus dedos volaban so­bre el teclado. Su cuerpo no era el más indicado para triunfar en los desfiles de moda, pero, bien maquillada, un primer plano de su cara podría haberse colocado en cualquier anuncio publicitario                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                 Stieg Larsson
  1. Busca los rasgos del texto descriptivo en el fragmento anterior.
  2. Analiza morfológicamente las oraciones subrayadas.
  3. Describe tú ahora a un asesino (físico y forma de pensar) usando algunos de los recursos que se han utilizado en el texto anterior.