Contar y compartir la información

En la cultura de la caza, los niños jugaban con arcos y flechas. En una sociedad de la información, deberán jugar con la información. Usando las nuevas herramientas narrativas, la escuela puede seguir imaginando historias. Porque en la mente infantil los cuentos funcionan como pequeñas fábricas de comprensión. Y en este tiempo, esa comprensión se ve reforzada con la interacción que ofrecen las utilidades de la narrativa digital. Son eficaces herramientas para las artes del lenguaje y el juego con la información.

Playing with information, de Will Lion

Como afirmó el escritor y profesor Gabriel Janer Manila, la cultura surge, sin duda, del juego, y el niño que juega es un niño que se transforma. Por tanto, si consideramos a la escritura como un juego especial y reflexivo, la construcción de historias en la mente, la elaboración de cuentos, será una actividad que incidirá en todos los aspectos del aprendizaje escolar.

Actualmente ese objetivo parece más fácil de alcanzar, pues tenemos los recursos creativos de Internet para contar nuestras historias, a través de la colaboración y la interactividad. Contar y compartir la información, esa es la fuerza de las narrativas digitales.

La fuerza de la narración

El cerebro humano está hecho para contar y escuchar historias. Desde hace miles de años, y en cualquier lugar, es la manera que la especie humana encontró para compartir el conocimiento, los valores y las creencias. Es una forma muy simple, que está en nuestro ADN cultural: las historias nos atraen y nos entretienen a la vez. Sin embargo, la narración puede hacer muchas más cosas. Por ejemplo, con la fuerza de las historias podemos conectar con los demás. Por eso es una de nuestras más poderosas herramientas de comunicación.

El cuento es un superviviente

Los cuentos populares han sobrevivido durante mucho tiempo. Cruzaron los siglos y las generaciones, caminaron todas las tierras y atravesaron todos los océanos y mares, asimilando en una perfecta simbiosis las aportaciones de cientos de anónimos contadores de historias.

En este sentido, la eterna Scherezade de las mil y una noches orientales, la imagen de la abuela mítica contadora de cuentos, trató y cautivó no sólo a un monarca que estaba psíquicamente enfermo. También a todos sus oyentes, más tarde a sus lectores, y también, con otras funciones, atiende y deleita a los usuarios de la televisión, del cine y de Internet. Ahora, en los modernos medios, está su nuevo público.

Por esa razón, el investigador y escritor Antonio R. Almodóvar afirmó con claridad que el cuento popular constituye, sin ninguna duda, el modelo más perfecto inventado por la humanidad para conseguir un texto infinito, un texto que diga y que explique todo, en cada tiempo y en cualquier circunstancia.

Enseñar mediante la narración

A lo largo del tiempo, los grandes líderes han utilizado la narración para informar, para inspirar y para motivar. En la enseñanza no siempre ha sido así, y analizar los motivos podría resultar demasiado misterioso. Pero es innegable que el arte de contar historias no ha desaparecido de la escuela. Como tampoco desaparecen otros problemas más cotidianos: la pobreza, las desigualdades sociales, el cambio climático…

A partir de esas ideas, pueden surgir las preguntas:

  • ¿Todavía existen razones para contar contar historias?
  • ¿Es posible aprovechar la energía de la narración para buscar un mundo mejor?
  • Con el poder de las historias y la creatividad, ¿cómo podemos ayudar a los niños y jóvenes en sus deseos de cambio?

Tal vez la narrativa digital o digital storytelling, el arte de contar historias reconvertido en storytelling 2.0, pueda ofrecernos alguna respuesta, alguna posibilidad.

Las nuevas narrativas

Ciertas aplicaciones como Pandora casi son capaces de contar historias de la música que apreciamos. Otras, como Tip N Split, cuentan historias de repartos y propinas a través de una calculadora. Incluso hay aplicaciones que cuentan alguna historia en el sentido más literal, como Alice for the iPad. Aunque desde un punto de vista educativo, aquellas aplicaciones tecnológicas que nos permiten crear historias son más fascinantes, sobre todo porque resultan bastante impredecibles al utilizarlas en la escuela. En esa capacidad de exploración reside una buena parte de atractivo y de su interés. En todo caso, es muy parecido a lo que sucede cuando se crea cualquier historia.

Storytelling 2.0

Secuencias narrativas básicas

Os heroes e as heroínas son personaxes que viven en mundos ordinarios, ás veces moi normais. Pero un día reciben unha invitación inesperada e todo cambia nese mundo. Ao principio, resisten e néganse a aceptar esa invitación recibida, incluso poden rexeitar os seus propios desexos. Mais un amigo ou un aliado anímaos e con eles atravesan unha primeira porta, pola que entrarán directamente nunha aventura soñada. Ou non…

En calquera caso, despois de cruzar esa porta inicial, aparecerán as probas, os inimigos e talvez máis aliados. Nun momento da historia, nun lugar escuro e afastado e perigoso, resolven certo enigma ou proba suprema. Así é como acadarán a súa recompensa. Aínda que, con toda probabilidade, serán perseguidos no seu camiño de volta, no seu regreso á casa e ao seu mundo ordinario.

Atravesarán entón a porta final da aventura, e resultarán transformados por esa mesma experiencia. Con todo, chegarán ao final desa historia, e chegarán coa alegría e a bendición dos seus, seguramente cun tesouro que favorecerá a súa nova vida. De feito, nada será como antes…

As secuencias dunha historia

A narrativa dixital e a escola

Din que contar historias é unha actividade parecida á arte. E a literatura é considerada como unha das artes máis perfectas porque utiliza as palabras, que son o medio máis recoñecido para expresar a beleza. A narrativa trata, precisamente, do xeito de contar historias dun xeito efectivo, interesante e, sobre todo, emocionante e fermoso. Non obstante, hoxe en día as historias non só cóntanse con palabras, senón especialmente con imaxes; e non só iso, senón con imaxes e sons. Así orixinouse unha nova categoría nas tecnoloxías da información e a comunicación, unha nova narrativa.

Contar historias é unha forma orixinal de ensino, como defende dende hai tempo Kieran Egan. Este é un método sinxelo pero poderoso para axudar aos alumnos a comprender o mundo complexo e confuso das súas experiencias, e para facilitar o seu desenvolvemento vital e temporal. Aínda que a narrativa non é algo novo, a idea de narración dixital en si mesma é algo novo, que forma parte do mundo actual.

Nos últimos 10 anos, máis ou menos, popularizáronse as cámaras dixitais e o software de edición, as ferramentas dixitais de creación e os medios de comunicación electrónicos. Moitos profesores animáronse a usar métodos relacionados coas novas tecnoloxías, e tamén aplicacións 2.0, para axudar aos alumnos a construír os seus propios coñecementos e ideas. Para, dese modo, saber presentar e compartir a aprendizaxe cunha maior eficacia. Un destes enfoques poderosos que pasou ao mundo educativo é a moderna a produción multimedia para elaborar contidos, é a denominada narrativa dixital ou digital storytelling.

Se o desexas, podes ler este artigo completo en Educa con TIC. Para iso, preme neste enlace.

A besta no labirinto

Ariadna, a filla do rei Minos e a raíña Pasifae, era a princesa do labirinto. Cando o heroe Teseo desembarcou na illa de Creta, Ariadna namorouse del. Entón pediulle ao artesán Dédalo, que deseñara o labirinto no que se achaba confinado o Minotauro, que lle axudase a guiar a Teseo polo labirinto. Dédalo entregoulle unha bobina de fío, advertíndolle que a atase á porta do labirinto, que a desenrolase camiño ao centro, e logo a rebobinase para volver sobre os seus pasos.

Teseo entrou e seguiu ao Minotauro ata a súa gorida, no corazón do labirinto. Pelexaron e Teseo asasinou a besta. Logo seguiu o fío, que Ariadna lle entregara, para encontrar a saída…