La vida engorda. Hacia donde va la educación. II Edición.


Agradecer vuestrapresencia y también agradecer a aquellas autoridades que no han podido estar con nosotros pero que han excusado su asistencia (no es algo habitual) por eso muestra el interés que el tema que hoy nos ocupa tiene entre:
 la Consejera de Educación, Cultura y Deporte,
las vicerrectoras de Estudiantes o de Proyección cultural y social,
también del excmo sr. Alcalde
o de la Presidenta de la Cortes.
O también la Directora General de Familia,
o la Directora del IAM .
A todos ellos muchas gracias por la difusión que han hecho

Bienvenidos a los presentes por acudir a la Facultad de Educación. Este lugar que pretende ser simbólico de la Educación pública aragonesa, muestra de la preocupación que esta sociedad tiene por la educación.

Hoy La vida engorda, un ensayo audiovisual de un antiguo, muy antiguo alumno de esta institución. Era 1984 cuando el primer trabajo audiovisual e interdisciplinar surgía con Pilar Morterero, Grassa Toro y yo mismo junto a un equipo de estudiantes entusiastas y apasionados por la educación, por la mejora de la sociedad.
La imagen puede contener: una o varias personas y texto

Cuando Carlos me habló por primera vez de este documental (si se le puede llamar así para abreviar) entendí que estaba ante un gran producto que provocaba el diálogo, el debate, la reflexión, la condivisión de opiniones y …
 que según iba hablando pensé que sería un buen inicio para la segunda edición de nuestras sesiones interdisciplinares y perlocutivas: “Hacia dónde va la educación” con o sin interrogantes.

Yo no quiero ocupar más tiempo del reiterar mi bienvenida a este edificio que no es de la Universidad, ni del Gobierno de Aragón sino de todos los que pagamos nuestros impuestos para que la formación del magisterio sea la mejor y para que la educación nos permita construir un mundo justo y solidario.

Respuesta de Tonucci

En la revista sindical  SCUOLA E FORMAZIONE de la CISL, encuentro la siguiente entrevista a Tonucci de la que recogeré solo una pregunta y respuesta que me parece interesante:

Dal tuo osservatorio, com’è cambiata la scuola  in  questi  50 anni? 

Se debbo fidarmi della mia famiglia come campione significativo per lo meno il 60% dei miei figli ha fatto una buona scuola elementare e andava volentieri a scuola, il 100% invece dei miei nipoti (2 più due acquisiti) hanno fatto pagine di lettere, cornicette di farfalline e pagine di numeri da 1 a 1000. Allargando  lo  sguardo  fuori  di casa,  debbo  riconoscere  che  la scuola di oggi assomiglia troppo alla scuola che ho frequentato io settanta anni fa, mentre negli anni  settanta  si  notava  uno  sforzo e  una volontà di cambiamento. Insomma le mie vignette che negli anni settanta, quando cominciarono  a  nascere,  sembravano una dura critica ad una scuola in via  di  esaurimento,  oggi  tornano ad essere attuali e pertinenti. Così  come  nella  scuola  degli  anni  ’70  era  significativa  anche la presenza appassionata di molti  genitori  che  appoggiavano  insegnanti  e  cambiamento, debbo  notare  che  oggi  sembra esaurito  lo  spirito  di  collaborazione fra famiglia e scuola, sostituito troppo spasso da sospetto e conflittualità. Questo naturalmente non aiuta il cambiamento e favorisce invece la chiusura e l’atteggiamento difensivo della scuola.

Supongo que casi todos los entenderéis, pero permitidme que haga gala de mis conocimientos del italiano:

Si debo fiarme de mi familia como ejemplo significativo, al menos el 60% de mis hijos han cursado una escuela primaria buena y iban a la escuela voluntariosos. El 100% de mis nietos (2 más 2 adquiridos) han hecho páginas de cartas, cuadros ornamentales de mariposas y páginas de números del 1 al 1000.
Echando la vista fuera de casa, debo reconocer que la escuela actual se parece demasiado a la escuela que yo frecuenté hace 70 años, mientras que en la década de los setenta se notaba un esfuerzo y una voluntad de cambio. En resumen, cuando aparecieron mis viñetas, allá por los años 70 eran una dura crítica a una escuela en vías de extinción, hoy volverían a ser actuales y pertinentes.
Así en la escuela de aquellos años era significativa la presencia apasionada de muchos padres que apoyaban a los maestros y los cambios, pero compruebo que hoy parece agotado el espíritu de colaboración entre familia y escuela, sustituido frecuentemente de sospechas y conflictos. Esto no ayuda al cambio y favorece, en cambio, la cerrazón y la actitud defensiva de la escuela.


success people

Hoy, ofrezco la versión inglesa del texto de Kevin Siepel que ponía el otro día:


Kevin H. Siepel
To begin with, I’m an ordinary person who likes to write, not “a writer”.  But to the extent that I’ve been successful in writing and publishing, I’m happy to talk about it.
Conquistador Voices is my latest book, and possibly the most difficult one I’ve written.  This is mainly because the events recounted took place in a time so distant and among two cultures so alien to our own, namely, the Spanish and the Indian.  It’s virtually impossible for any but the most devoted student of those times to imagine what life was like then, whether for the native peoples of the Americas or for the Europeans who “discovered” them.
Contrary to what many people believe, one does not write a nonfiction book necessarily to instruct or to entertain, but rather to learn.  The act of research and of putting one’s findings down on paper in an orderly and hopefully interesting manner is absolutely the best way to wrap one’s mind around an issue and understand it.  This was certainly the case with me, who, when I conceived of this project, knew nothing about the conquistadors beyond what is normally taught in the schools.
Writing a book takes a certain degree of self-confidence, but it also requires a background as a reader and a considerable amount of practice stringing sentences together in such a way that people will be interested in reading them.  Importantly, it also takes a willingness to rewrite, rewrite, and rewrite again, not unlike the act of sanding a board till it’s smooth as glass, or of grinding and polishing a rough stone till it shines.
I didn’t acquire the tools for grinding and polishing sentences till midway through life.  As a child I read almost nothing and wrote the minimum necessary to get through the school year.  I was more interested in roaming the woods with my dog, fishing, building model airplanes and radios, or playing baseball.  Reading books seemed boring to me.  In my twenties, however, I began to realize the great depth of my ignorance and embarked upon a serious program of reading, both fiction and nonfiction, that has lasted a lifetime.  But the idea of writing—the thought of trying to write for publication—didn’t occur to me till my mid-thirties.  I soon found, however, that writing for publication and actually getting published were two quite different things—for nearly a decade, everything I wrote was rejected.  But by dint of persevering, this eventually changed.  I gradually learned to write a passable paragraph, and my work began to be accepted—first a biography of a high-profile Confederate officer from America’s Civil War, then a book about a New York state pioneer, these two books taking their place within a fabric of published essays, poems, and articles on various topics that interested me.  Then I tackled Conquistador Voices, a book that had been taking shape in my mind for a few years.
The Spanish Conquest would probably have never held much interest for me were it not for a particular event in my life: on a sunny day in May many years ago, I encountered a young Spanish woman named Maria Carmen Garcia Pascual on a train in Switzerland, and the next year we were married.  Our marriage has certainly been the cause of my interest in and deepening acquaintance with the history and culture of Spain, as well as of my imperfect but steadily increasing knowledge of the Spanish language.  These several life-strands then, braided together, greatly increased the likelihood of my producing a book on a Spanish theme.
Since Conquistador Voices has only recently been published, it remains to be seen how successful it will be, but from a personal satisfaction standpoint it has been eminently worthwhile.  It’s given me a sense of accomplishment, not only because of having had to immerse myself so deeply in these events over seven or so years (with time off to remodel our kitchen) but also because, at the last minute, I was required to become not just a writer, but also a highly focused translator. Late in the game I found I couldn’t use most of the existing translations that I had selected, but that instead I’d have to translate the original material myself.  The reason for this was twofold:  (1) I found the costs associated with using existing (copyrighted) translations to be exorbitant, and (2) I came to see translation as an opportunity to make centuries-old Spanish and Italian prose sound more modern.  So, near the end of the writing process, I took four months and did nothing but translate, day and much of the night.  The result was not only a more financially viable project, but also a package of translations that were more in tune with modern usage, and, in some instances, I felt, more accurate than existing translations.
Research and writing, as most people know, is a lonely business.  You have to isolate yourself if you want to get anything done.  You occasionally have to say no to social engagements and normal household or outdoor chores.  My wife on many days saw me only at mealtime.  She supported me thoroughly in what I was doing, however, as did my brother Tim, who read and made constructive comments upon everything I wrote.  Our daughter Cristina suggested the book’s title.  Our two sons Benjamin and Ian and their wives maintained an interest throughout the project.  I did manage to have some minimal social life and keep our house from falling apart.
Why am I telling you all this?  Well, it’s to encourage you.  It’s to say that if you have a dream of your own that you’d like to flesh out and set down on paper, give it a try.  It might be a few paragraphs on an event in your life, or a longer piece—even a book—on some topic that interests you, something that you feel needs to be said.  Research it methodically and thoroughly and start writing.  But be prepared: your first draft is likely to be poor.  At this point, tell yourself this is just the beginning, this is just to get the juices flowing, and try it again.  You’ll probably see an improvement, but not much.  Don’t be discouraged.  Work at it.  Go at it again, and again, and again—try to get outside of it and see it as a reader might see it—until it’s as clean and polished as you can make it.  (Along the way have a look at Strunk and White’s excellent little book, The Elements of Style.)  Then have someone read it, one or two people—no more—whose judgment you trust in such matters.  Be prepared then to revise it again.  But don’t slavishly take your readers’ suggestions for change.  Weigh every suggested change carefully; accept some, reject others, do what you think best.  After all, it’s your work, not theirs.
When you know you’ve given the project everything you’ve got, when you come to feel you’ve actually produced a diamond, you’ll be happy.  If your “diamond” is polished brightly enough to be published and read, you’ll be even happier.

Circulación vial y respeto

Llevo mucho tiempo intentando hacer una reflexión sobre la circulación vial, especialmente en lo relativo a la circulación en bicicleta, dada la cantidad de comentarios y normativas que generan la mayor presencia de este tipo de vehículos en nuestras calles y aceras.

Yo soy ciclista y utilizo el servicio bizi de mi ciudad.
Yo soy conductor de vehículos a motor desde los 18 años de edad.
Yo soy peatón que me gusta pasear y que prefiero desplazarme caminando por la ciudad.

Cuando soy peatón voy un tanto despreocupado, pensando en mil ideas, incluidas
las que pondré en este blog.
Cuando soy piloto de una bici (aunque vaya despacio) o de un coche (aunque vaya despacio) pienso en la circulación en el comportamiento de aquel peatón que parece que va a ponerse a cruzar fuera del paso del peatones o de aquel ciclista que parece que no domina muy bien el equilibrio, o en aquel niño que desea zafarse de la mano de su padre o de aquella niña que intenta pasear a su perro mientras este intenta ir a atrapar a una paloma.

Mi máxima en cualquier momento es RESPETO, aunque a veces me fastidia que la Concejal de Movilidad o quien corresponda, dé prioridad a los tiempos de los coches en lugar de a los peatones, o que para atravesar una glorieta los vehículos a motor lo tengan fácil y en línea recta, en cambio, si soy peatón o ciclista debo esperar en tres semáforos y dar una vuelta al ruedo.

Si nos respetásemos, no necesitaríamos de normativas que prohíben o establecer cuáles son vías civilizadas y si hay un metro y medio o ciento cuarenta y tres centímetros.

Si soy un excelente ciclista para hacerme un recorrido en el tiempo record de 10 minutos, también debería ser excelente mi dominio para controlar la bicicleta a "paso d'uomo".

Si soy muy rápido en carretera sinuosa, también lo debería ser para esperar detrás de un ciclista que no puedo superar sin darle un susto o ver el número que aparece en los piñones de la bicicleta.

Desafortunadamente, contemplo muchos ciclistas y muchos automovilistas que no respetan al otro, sea peatón, ciclista o colega automovilista. Ciclistas que invaden las aceras cuando existe un carril bici, ciclistas que van a una velocidad inadecuada (van como locos) en función de la vía, sea carril bici o acera de más de 2 metros,

En fin, que la circulación vial es como la vida misma, los valores de la circulación vial son los mismos que debemos utilizar en nuestra vida diaria.

Exclusión e inclusión

Hay pocas referencias al profesor Escudero en mi blog, pero puedo asegurar que muchos ideas de las que he desarrollado tienen que ver con sus enseñanzas, porque como dicen Postman y Weitgardner, 1973; pg. 36. La enseñanza como actividad crítica.

"Lo que cuenta no es lo uno diga a la gente, sino lo que uno les hace hacer.(...) A fin de comprender qué tipo de comportamiento promueven las clases, debe uno acostumbrarse a observar qué es lo que, de hecho, hacen los estudiantes en ellas."

Cuarenta años después, comprobé que el profesor Juan Manuel Escudero daba una conferencia como lo hacía en el año 1978 cuando cursé una asignatura con él: preguntando, y  preguntándose, invitando a hablar.

Esta semana estuvo en Zaragoza para disertar sobre  Exclusión e Inclusión política y educativa. No disertó sino que empezó a hablar de lo que se podía hacer y se convirtió en catalizador de las experiencias, de los discursos de todos los presentes.

Nos preguntamos ¿de qué se excluye?, e incluso ¿por qué estamos (el sistema) está excluyendo?

¿por qué tenemos tantos extraños en la cultura escolar? Abogó por la pedagogía del cuidado.

Hablamos de los PCPI, de la diferencia cuando se imparten en los institutos y cuando se desarrollan fuera de los institutos, en organizaciones sin ánimo de lucro.
La institución escolar excluye a todos aquellos cuya cultura, la cultura de sus padres, especialmente la de las madres, no es coincidente con la de la escuela: blanca, autóctona y de clase media.

Las cifras son contundentes: la probabilidad de acabar la ESO con éxito es del 85% para los procedentes de familias con padres con estudios de bachillerato al menos y sólo del 27% para los procedentes de familias con padres sin estudios, con familias donde las madres no tienen estudios.

Me recordó aquello que escuché, en cierta ocasión en un Centro de Personas Adultas, pronunciado por una jóven de apenas 19 años: " Mi madre que se saco el Graduado en Adultos, me ha mandado aquí para que me saque el Graduado en Educación Secundaria Obligatoria".

Otros hablaron de que en los Institutos, se produce  no sólo la exclusión de estos jóvenes en situación de riesgo sino también de los profesionales que trabajan con ellos. Unos y otros son la escoria, lo que sobra, lo que se esconde en ese espacio al final de un largo pasillo, cuando no en un almacén o un cuarto trastero habilitado para "acoger" a los que no quieren o es difícil de integrar, junto a sus educadores. (educadores y no profesores.

Alguien mencionó la "inconsciencia de los profesionales con respecto a la intervención emocional que ellos ejercen sobre los jóvenes"

Como es necesario sensibilizar a los profesionales de la educación, de que cada palabra, cada acción, marca, a veces estigmatiza, en cualquier caso "duele", en las vidas de las personas que tiene a su cargo: algunos lo superan, pero muchos otros se quedan en la cuneta, fuera de la carretera, "excluidos de la vida".

Finalmente, y a propósito de no sé qué pregunta, el prof. Escudero aposto por una excelencia no sólo de un centro, sino del territorio. La excelencia individual sea de individuos o de Centros nos lleva hacia la inclusión de unos en detrimento de otros que resultan excluidos.








De nuevo el 3E (Espacio de Encuentro y Educación

Pasada las vacaciones de Semana Santa, casi estamos a final de curso. 
El mes de mayo suele ser siempre muy “inquieto” por la presencia de los exámenes, el intento de acabar esos temas que son tan importantes.No obstante, las neuronas perciben la llegada de la primavera. Hace dos años, comenzamos una serie de actividades al acabar la jornada laboral entre lo cultural y lo académico que nos invitaban a la participación conjunta de todos, P.A.S., estudiantes, profesorado. La denominamos: “3E. Espacio de Encuentro y Educación”. Este año es la tercera edición y si en las anteriores sólo disponíamos del bar como espacio, ahora contamos con muchos y nuevos espacios.

Hemos preparado básicamente tres tipos de actividades: académicas (conferencias, mesas redondas), exposiciones y talleres culturales (danzas).
Comenzaremos a las 18 horas y seguiremos hasta que acabemos, ya que la explanada estará abierta.
Además tenemos otras actividades de otras iniciativas como un curso de formación de la Unión Romaní, o las Jornadas de Aprendizaje-Servicio.

Como siempre estas actividades serán un éxito si participamos, si arrimamos el hombro porque, como podéis suponer, somos “low cost” (leáse “loucos”). 

Este curso 2013-14, aprovechando las posibilidades del espacio, aunque no suficientemente equipado, que nos ofrece el nuevo edificio de la Facultad de Educación, proponemos las siguientes actividades:
MIÉRCOLES, 7 de mayo, 18 horas:
Mesa redonda: “El currículum de Educación Primaria en la LOMCE”
Organizan: Forum de Administradores y Facultad de Educación.
Modera: Enrique García:  Decano de la Facultad de Educación
Intervienen:
José Luis Bernal. Profesor de Didáctica y Organización Escolar de la Facultad de Educación.
Jesús Arribas, Director del CP "San José de Calasanz" de Fraga (Huesca)
Marco Rando, Director General de Ordenación Académica.


MIÉRCOLES, 14 de mayo, 18 horas:
Ramón Flecha, profesor de la Universidad de Barcelona, hablará sobre:
"Las nuevas masculinidades y el éxito en la convivencia"



Jueves, 15 de mayo, 19 horas:
Proyección del Documental “MAESTRAS DE LA REPÚBLICA”
Premio GOYA a la mejor película documental.
Con la presencia de:
Carlos López Cortiñas, Secretario General de FETE-UGT

Semana "L'aragonés y a escuela" del 19 al 23 de mayo
Exposición. “Láragonés luengua biba”. Matreiales para su enseñanza
Lunes 19 de mayo, 19:00.
Visionado del documental Ambistas / Anvistas. Coloquio
Martes 20 de mayo, 18:00.
Francho Nagore “Diploma de Especialización en Filología Aragonesa”
Mª Pilar Benítez  disertarán sobre:-  “Situación actual y perspectivas de futuro del aragonés en la escuela”
Martes 20 de mayo, 20 horas:
Danzas aragonesas, bailes y juegos (Grupo Bucardo)

MIÉRCOLES, 21 de mayo, 18 horas:
José María Marco, Jefe de Servicio de Formación Profesional y Enseñanzas de Régimen Especial en Gobierno de Aragón
Teresa Sancho, Jefa de la Unidad de Formación Profesional
Novedades en formación profesional: FP básica, Teleformación, FP dual, Centro de innovación para la Formación Profesional.
21 de mayo, 20 horas:
Danzas griegas


JUEVES, 22 de mayo, 17 horas a VIERNES, 23 de mayo.
III JORNADAS DE APRENDIZAJE –SERVICIO de la Universidad de Zaragoza.: Innovación, Calidad y Responsabilidad Social.

Buenas maneras

Estimado miembro de la comunidad de la Facultad de Educación:

Casi el 50% de las personas estamos alojados en el nuevo edificio y progresivamente lo iremos ocupando. Por otra parte, las actividades extracurriculares son más factibles de realizar y debemos llenar de actividades formativas el tiempo y el espacio del nuevo edificio.

El edificio es bonito o, al menos, nuevo y me gustaría que pudiéramos mantenerlo como nuevo durante mucho tiempo. 

Venimos de una situación, donde colgábamos o pegábamos un cartel en el primer sitio que nos parecía (¡había tantos carteles!), un papel junto a la papelera o cualquier otro signo de desidia no era aparente. Al respecto me viene a la mente “la teoría de las ventanas rotas” y pienso que el comportamiento cívico es contagioso. Cuando llegas a una ciudad, puedes comprobar su grado de conciencia cívica sólo con echar una mirada a cuánta suciedad hay por las calles.

Pues bien, la conservación de nuestro edificio nos corresponde a todos: si no hay una papelera cerca, me puedo guardar el papelillo del caramelo en el bolsillo. Si la pared está blanca, quizás no debo mancharla. Si el baño está limpio, quizás le gustará encontrarlo de igual modo al siguiente.

Por otra parte, la facultad es NUESTRA porque todos hemos contribuido con los impuestos que pagamos (IVA y/o IRPF) a que se construyera. Los pupitres, las sillas, las paredes, los ordenadores, las pizarras, los ascensores, los baños, el césped, todo, absolutamente, es un bien público y, por tanto, un bien de todos. Y debemos cuidarlos porque las épocas de “usar y tirar” o “el ya lo arreglará algún otro” ya no volverán.

Comunica en conserjería aquellas cosas que no funcionan, aquellas deficiencias que puedas observar para poder trasladarlas a quién corresponda. 

La nueva facultad debe significar una nueva forma de relacionarnos con nuestro entorno: algunos lo llamarán entorno ecológico sostenible.

Juan Manuel Escudero, doctor honoris causa

Mi profesor de la Licenciatura. El antiguo profesor que me echo una mano en mi primera investigación. El presidente de la defensa de mi tesis doctoral.  El profesor y amigo Juan Manuel Escudero ha sido investido Doctor honoris causa por la Universidad de Santiago de Compostela.

Y como ha dicho su padrino, lo primero que dijo cuando se le comunicó la concesión de este honor, fue que era el premio para todos, para la Pedagogía.

Los honoris causa que he visto han sido principalmente a labores de investigación, de campos científicos duros, de la ingeniería, algún que otro a una persona relevante; pero a los pedagogos y en España, yo no conozco ninguno.

De los méritos por los que se da la distinción de Doctor Honoris Causa, Juan Manuel cumple los académicos (ha sido director de departamento y decano en dos Universidades), los investigadores (dirección de 30 tesis!) y también los sociales por su colaboración con grupos de renovación pedagógica y otros grupos de interés social.

Yo lo encuadraría en la investigación reivindicativa. Ejemplo de esta adscripción ha sido su lección de hoy en el solemne acto de investidura con la presencia de 50 profesores que hemos venido de toda España, lo que muestra el cariño y la emoción que desde la cena propiciatoria del jueves ha existido en esta ceremonia en la que nos hemos puesto nuestras mejores galas como podéis ver.

En su lección ha hablado, - como él ha dicho ha prestado su voz a los que no tienen la oportunidad de denunciar en público su desventaja - ,  de la Pedagogía de la Indignación, de la Pedagogía de la Esperanza, de la Pedagogía de la Justicia y de la Pedagogía del Todos Juntos.

Me ha parecido recordar sus clases en Valencia, reivindicando lo mismo que entonces: justicia para los más desfavorecidos. Juan Manuel de eso sabe mucho: su pequeño pueblo natal de Extremadura y de unos padres emigrantes que veía en vacaciones. Por supuesto, que ahora el discurso está muchísimo más elaborado, más vivido después de casi 40 años.

Ha dicho más cosas que espero encontrar publicadas porque he lamentado no haber sacado de las sayas del traje académico la grabadora del iphone.

Efecto Boomerang

Hace dos años insertaba este vídeo con el calificativo de optimista.
Hoy, me lo ha vuelto a recordar  alguien que se sorprendía de su buena suerte, cuando en realidad, simplemente era la devolución de su amabilidad.

Creo que podemos considerarlo efecto boomerang :




Lo que hacemos y cómo lo hacemos, vuelve como un boomerang hasta nosotros de la misma forma en que lo hemos hecho, sin cambios, y además deja huella, inevitablemente. Algunas más profundas que otras, pero lo que hacemos siempre le influye a alguien (incluidos nosotros mismos) y nuestras acciones llegan más lejos de lo que sospechamos.