La tecnología educativa que nos espera

El World Economic Forum (sí, esos amigos que se reúnen en Davos todos los años)  ha publicado recientemente un informe titulado “Industry Agenda. New Vision for Education. Unlocking the Potential of Technology” en el que describen su visión de las competencias necesarias para los trabajadores del S. XXI y el papel que la tecnología educativa debe jugar en su consecución. Mi amigo Fernando Trujillo (@fsaez) me lo ha mandado y no puedo resistir la tentación de citar algunos fragmentos (las negritas son mías):

In this report, we undertook a detailed analysis of the research literature to define what we consider to be the 16 most critical “21st-century skills”. Our study of nearly 100 countries reveals large gaps in selected indicators for many of these skills – between developed and developing countries, among countries in the same income group and within countries for different skill types. These gaps are clear signs that too many students are not getting the education they need to prosper in the 21st century and countries are not finding enough of the skilled workers they need to compete.

Los fines de la educación están claros: competir como “skilled workers” en este valle de lágrimas.

¿Y cuáles son las  “most critical” competencias? Este gráfico las resume:

Competencias S. XXI

 

Y para conseguir esa masa necesaria de “skilled workers”  la tecnología educativa es esencial. ¿En qué sentido? Cito (las negritas son nuevamente mías):

Numerous innovations in the education technology space are beginning to show potential in improving education and helping address skills gaps. To help lower the cost and improve the quality of education, education technology is being used to:

  • Find creative solutions to fundamental challenges in many countries, such as a lack of well-trained teachers and broadly accessible technology infrastructure
  • Make education available to a broader audience at a much lower cost or provide higher quality instruction at the same price
  • Enable easier scaling up of promising models within local markets and the transfer of best practices across markets in ways that can be sustained over the long term
  • Gain insight into how and what students learn in real time by taking advantage of the greater variety, volume and velocity of data
  • Increase teacher productivity, freeing up valuable time from tasks such as grading and testing, which can be used for differentiated teaching of competencies and character qualities.

Pero traquilos, los autores también saben qué didáctica es la más efectiva: “an instructional system known as the closed loop is necessary to address skills gaps”:

closed loop

 

Si no fuera porque quiero ser educado diría que “el closed-loop” se parece mucho al modelo ADDIE de toda la vida y que para ese viaje, francamente, no hacen falta alforjas. Pero terminemos ya.

¿Y, como diría Quino, quién ha perpetrado todo esto? La respuesta se obtiene mirando quién son los autores del informe: el “Team”, los “Advisors”, los “Interviewees”, etc. Como son gente muy educada no hablan de sus respectivos negocios. Eso queda feo si quieres cambiar la educación del mundo.

Dios nos pille confesados.

 

“Enseñanza XXI”, ¿más de lo mismo?

Empezaré con un juego: busque las 5 diferencias entre las dos aulas que aparecen en las siguientes ilustraciones. La primera es esta:

Schoolroom

Y la segunda, esta:

Captura de pantalla 2013-09-28 a les 12.58.52

Lo cierto es que apenas hay dos diferencias, además de la perspectiva: los ordenadores y… el modelo de pupitre.

La primera fotografía es de un aula de principios del siglo pasado. La segunda procede de un folleto, dirigido a los padres y madres de alumnos, distribuido este mismo año en diversos centros educativos de la región de Murcia sobre el Proyecto Enseñanza XXI. La portada completa es esta:

Captura de pantalla 2013-09-28 a les 12.59.10

Uno tiende a pensar que en espacios organizados de manera similar ocurren cosas similares. En ambas aulas los estudiantes están convenientemente separados (será para que no hablen entre ellos), el profesor/a está sentado frente a los alumnos (será porque es el principal foco de atención, el protagonista de la acción) y, en la segunda, encima los pupitres, aparecen ordenadores en lugar de los libros y libretas que esperaríamos ver en la primera (en la que, por cierto, se ve el hueco para que el tintero no se caiga. Sin duda es anterior al Bic Cristal). Es más, si miramos un ratito fijamente la primera foto casi se puede oir, en el silencio del aula, el rumor de las plumillas de los alumnos, raspando el papel mienras hacen ejercicios de caligrafía y algún borrón que otro. No hace falta ser muy mal pensado para colegir que ambos espacios están diseñados para facilitar el mismo tipo de actividades didácticas.

Pero puede que todo sea producto de mi imaginación: un artista ha ilustrado un folleto con los recuerdos de su escuela o instituto y ha puesto un portátil en cada pupitre. Pero cuando uno lee el folleto se da cuenta que el artista no está siendo nostálgico, que realmente “ha clavado” la esencia del proyecto “Enseñanza XXI”. En honor a la verdad, tengo que decir el proyecto de la Comunidad Valenciana y el de Baleares, que conozco por las órdenes de las respectivas Consejerías que los convocan, son similares.

Véamos algunas ideas clave del proyecto en el folleto:

¿Qué es el proyecto E-XXI?

Un proyecto pionero que impulsa el uso de libros digitales y contenidos de Internet como medio para enseñar al alumno de ESO.

Toda la actividad del centro y del docente es la misma. Lo único que cambia es que el alumno y el profesor no van a llevar libro en formato papel, y lo cambian por un equipo (portátil o tableta) con libros en formato digital. 

Si “toda la actividad del centro y del docente es la misma”, ¿en qué es pionero?

¿Qué ventajas tiene el proyecto?

1)  El uso de todas las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías para aprender. Abrimos una ventana digital a nuestros hijos e hijas.

2)  Un coste menor a largo plazo. El primer año el coste será similar al coste del libro en formato papel, en el caso de que la familia tenga que comprar una tableta o un ordenador portátil. Pero el resto de años solo habrá que adquirir los libros en formato digital, cuyo coste es sensiblemente inferior al formato papel.

3)  Menor peso en la mochila.

4)  Compromiso con el medio ambiente, al no usar libro en formato papel. 

Todo son ventajas, pero, ¿qué significará “el uso de todas las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías para aprender”) ¿Y “abrimos una ventana digital a nuestros hijos e hijas”? ¿A qué posiblidades se refieren? ¿Posibilidades didácticas quizá? ¿A usar la Internet y las múltiples herramientas para crear “artecfactos” digitales (fotos, vídeos, mapas conceptuales, esquemas, mapas, multimedia, etc.)? ¿A aprender con estudiantes de otros centros que, incluso pueden ser de otros países? ¿A acceder a información relevante y diversa en el marco de proyectos de aprendizaje colaborativo? ¿Los estudiantes van a prepararse para vivir en un mundo en el que la tecnología cada vez ocupa un lugar más relevante en el mundo laboral y en el ejercicio de sus derecos y responsabilidades como ciudadanos críticos, participativos y solidarios? Persiguiendo el objetivo último del desarrollo de competencias básicas, ¿van a aprender a aprender para seguir formándose a lo largo de la vida usando las TIC? 

Un poco más abajo, en el apartado de “preguntas frecuentes” de padres y madres, se aclaran todas estas incognitas:

¿Tengo que instalar Internet en casa?

No es necesario para desarrollar el proyecto tener Internet en casa. Muchos de los libros digitales permiten trabajar sin conexión y, cuando el alumno acuda al centro, sincronizará lo hecho en casa con la plataforma educativa para que el profesor tenga conocimiento del trabajo realizado. 

¡Acabáramos! Se trata de hacer en casa los ejercicios de los libros de texto  y, afortunadamente, “muchos de los libros digitales” permiten trabajar sin conexión. ¡Ya está claro!  “Las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías para aprender” y “abri(r) una ventana digital a nuestros hijos e hijas” es hacer los ejercicios de los lbros de texto digitales en casa. Los objetivos del proyecto son evidentes: ningún cambio en relación a lo que se aprende, ni a cómo se enseña. La ilustración del folleto es reveladora.

Para este viaje no hacen falta alforjas. 

 

TIC y educación: predicciones para el 2013

Pancarta cabecera manifestación 22 sept. 2012 Castelló

Pancarta de la cabecera de la manifestación del 22 de sept. de 2012. Castelló.

Ya se que es un tópico de final de año: balance y predicciones. Y si se hace una lista (i.e., las 10 aplicaciones que triunfarán, etc.) todavía mejor. Pero voy a hacer solo una predicción en relación a las tecnologías de la información y la comunicación y la educación: el 2013 será un año negro. Y no solo por la falta de presupuesto, lo será sobre todo por la falta de ideas de los responsables políticos de la educación en nuestro país.

Y lo será en tres frentes importantes. En primer lugar habrá un retroceso en el equipamiento de los centros educativos. No hace falta tener una bola de cristal para predecir que no se invertirá en equipamiento: basta haber visto los presupuestos generales del Estado. No habrá dinero para reponer equipamiento, ni para reparaciones, ni para inversión.

En segundo lugar, no se avanzará ni un ápice en la formación del profesorado en el uso de las TIC en educación. La doctrina oficial del PP durante el 2012 ha sido liquidar la red de centros de profesores, esos ”centros de implantación de doctrina” (sic) como afirmó hace unos meses la Sra. Cospedal (o de Cospedal), y reducir la formación del profesorado a mínimos históricos.

En tercer lugar, se retrocederá en las prácticas de aula con las TIC. Olvídense de la innovación en educación. La visión transmisiva y autoritaria del conocimiento y la educación que supura la LOMCE reduce las TIC a un mero soporte de contenidos, un sustituto económico de los libros de texto. Las “reválidas” son el instrumento esencial para cambiar lo que ocurre en las aulas. La metáfora elegida por el Ministerio, la “mochila digital”, define perfectamente el marco conceptual en el que se mueven nuestros políticos.

El vídeo de más abajo es increíblemente explícito: un colegio privado segregacionista, niños de uniforme (las niñas deben estar en el otro ala del centro), un profesor con traje y corbata, pupitres separados y mirando al frente y, a lo que íbamos, un uso raquítico y reaccionario de la tecnología más moderna (tablets en este caso) para “acceder” a contenidos y ejercicios controlados. La segunda clase que sale, con los pupitres en cuadro y niños y niñas, parece de alguna escuela pública de Galicia (tienen ultraportátiles con la etiqueta de la Xunta y del Proxecto Abalar, no iPads).

El acceso a Internet es una amenaza, por tanto el tablet solo se conectará (para no distraer con pasatiempos e ideas perniciosas) a las plataformas autorizadas. Olviden el trabajo por proyectos en grupo, la búsqueda de información relevante, el uso de herramientas 2.0, las distintas visiones de temas controvertidos, etc. “Lejos de nosotros la funesta manía de pensar”.

Por resumir, olvídense del siglo XXI: el objetivo de la escuela española será inculcar contenidos “autorizados” a peras y manzanas en aulas separadas y castellanizar a los niños catalanes.  Eso si, con tabletas de última generación… para quien se las pueda pagar.

Ver vídeoEl Ministerio de Educación quiere impulsar lo que denomina mochila digital

Lo peor de todo es que muchos docentes aplaudirán con ganas: la educación vuelve a lo que debe ser, a lo vivieron cuando eran niños y niñas. Son el producto estrella de esa educación.

 (Gracias a Ernest por llamar mi atención sobre el impagable vídeo).

 

 

El fin de Escuela 2.0 y hacia dónde va el mundo

Niña pensando

Why? Foto de Tintin44 – Sylvain Masson (CC) Algunos derechos reservados

Estas semana se ha comentado mucho en Twitter (entre la gente que yo sigo, al menos) la campaña  del periodico ABC contra el Proyecto Escuela 2.0, apoyándose en un estudio de la CECE (la patronal de la enseñanza privada) que nadie ha conseguido ver todavía. De hecho, con humor bastante negro, se acuñó un hashtag#esquela20.

No seré yo quien diga que Escuela 2.0 es una maravilla. Ya lo critiqué suficientemente en su día. Pero la campaña no es para mejorar Escuela 2.0, es para eliminarlo de un plumazo. ¿Por qué?  Espero que los intereses de los empresarios de la enseñanza y del ABC no tendrá nada que ver.

Por otra parte, tampoco soy fan de los libros de texto (electrónicos o en papel). Creo que con los medios que disponemos en los centros (aunque no en todos), si los profesores estuvieran suficientemente preparados, no harían falta libros de texto y que ello redundaría, por una parte, en otro tipo de metodologías y, por tanto, en otro tipo de aprendizajes (soy muy optimista, ya lo se), más acordes con las necesidades de los niños y adolescentes en los tiempos en que vivimos. Por otro lado, nos ahorraríamos muchos millones de euros y dolores de espalda.

En esta entrada solo quería hacerme eco de una noticia que publicó el Huffington Post hace unas semanas, por si a la CECE, al ABC y al Ministro Wert se les pasó en su día. El titular reza:

Obama Administration’s Challenge To Schools: Embrace Digital Textbooks Within 5 Years

Y me permitiré reproducir un par de párrafos para que se vea clarito por dónde van los tiros en un país admirado por nuestros gobernantes y que suele marcar tendencias:

Education Secretary Arne Duncan and Federal Communications Commission chairman Julius Genachowski on Wednesday challenged schools and companies to get digital textbooks in students’ hands within five years. The Obama administration’s push comes two weeks after Apple Inc. announced it would start to sell electronic versions of a few standard high-school books for use on its iPad tablet.

Digital books are viewed as a way to provide interactive learning, potentially save money and get updated material faster to students.

At a time when technology has transformed how people interact and even led to social uprisings in the Middle East, education has too often lagged, Duncan said.

“Do we want kids walking around with 50-pound backpacks and every book in those backpacks costing 50, 60, 70 dollars and many of them being out of date? Or, do we want students walking around with a mobile device that has much more content than was even imaginable a couple years ago and can be constantly updated? I think it’s a very simple choice,” Duncan said in an interview.

¿Ya han entendido por qué apuesta Obama por la tecnología? No quiere libros de texto caros y malos.

Señores/as jefazos/as del Ministerio de Educación, Culltura y Deporte:

Cuando evalúen los resultados de Escuela 2.0 tengan en cuenta que la ecuación no es simple. Los ordenadores no son nada sin los profesores. Analicen los casos de éxito y averiguen qué factores clave explican dicho éxito. Y cuando inicien consultas, que lo harán, sobre la convenciencia de la continuidad de Escuela 2.0 tengan en cuenta los intereses que hay detrás de cada grupo que consulten, incluídos editores, empresarios, sindicatos y empresas de tecnología. Luego, si les parece, miren a su alrededor y decidan hacia dónde va el mundo (o mejor dicho “nuestro mundo”) y qué necesita la sociedad española para no ser un país solo de camareros (con todo mi respeto a los camareros). ¿Quieren ahorrar e invertir? Cambien el nombre al programa, compren más ordenadores y menos libros de texto en papel, promuevan la creación de materiales didácticos digitales, libres y de calidad y formen mejor al profesorado, inicial y permanentemente, para utilizar y crear este tipo de recursos.

Y no tengan miedo de romper algún huevo: es imprescindible para hacer la tortilla.

 

¿Epitafio prematuro para el Proyecto Escuela 2.0?

El ABC, naturalmente, publica hoy un artículo cuyo titular pretende ser el epitafio del Proyecto Escuela 2.0:

Educación elimina por ineficaz el plan Gabilondo «un ordenador por niño»

Los expertos constatan el fracaso del programa socialista de dotar sin más a los niños con ordenadores. El anterior equipo ministerial gastó al menos 300 millones de euros sin objetivos didácticos claros.

El Ministerio de Educación es consciente de los «problemas que ha habido en la implantación y el desarrollo del programa Escuela 2.0 (un niño, un ordenador) y por ese motivo, antes de continuar, queremos evaluarlo desde diferentes perspectivas», señalaron ayer a este periódico fuentes del departamento que dirige José Ignacio Wert.

El nuevo ministro analiza «el coste-eficiencia de Escuela 2.0» y revisa «los objetivos que tenía marcados, su planteamiento inicial». Verá «si el programa, como instrumento, responde a los objetivos que se quieren alcanzar». En definitiva, «se deberá evaluar la repercusión del programa y los logros conseguidos para pensar en un nuevo diseño».

Parece que los dos primeros párrafos desmientan el titular, si las “fuentes del ministerio” dicen que “se deberá evaluar la repercusión del programa…para pensar en un nuevo diseño”.

El resto del artículo es un refrito de los dos publicados en el mismo medio ayer, en los que se hacen eco de un estudio de la CECE (no publicado) y las declaraciones de sus responsables sobre lo mal que lo hicieron los responsables anteriores.

La Escuela 2.0 solo funciona con un proyecto de centro y formativo de profesores
ABC, 15/03/2012 (14:06)

El Gobierno socialista ocultó datos sobre el impacto negativo de ordenadores en las aulas de los colegios
ABC, 15/03/2012 (17:31)

También hay una foto de niños con ordenadores en un aula (espero que tengan permiso de sus padres para publicarla en el periódico) y un pie de foto que dice, literalmente:

La pizarra digital, y no el ordenador, sí que ha mostrado su utilidad en las aulas de los pequeños

A mi me parece todo muy significativo: que la CECE condene los diseños 1×1 (el español y el de cualquier lugar del universo), que el ABC anuncie el fin de Escuela 2.0 en el titular (a fin de cuentas es lo que leen los políticos) y en el primer párrafo se diga que el ministerio todavía tiene que analizar el tema para pensar “un nuevo diseño” y que lo de verdad, de verdad, de verdad funciona son las pizarras digitales. ¿Nadie más ve un patrón?

 

Las TIC, ¿para qué?

Larry Cuban (Foto de Debats.cat)

Addenda 22:34:
Hace un rato me maravillaba de que este tipo de debates todavía tengan vigencia. ¡Qué iluso! Acabo de ver estos dos artículos en la versión electrónica del ABC:

La Escuela 2.0 solo funciona con un proyecto de centro y formativo de profesores
ABC, 15/03/2012 (14:06)

El Gobierno socialista ocultó datos sobre el impacto negativo de ordenadores en las aulas de los colegios
ABC, 15/03/2012 (17:31)

No hacen falta comentarios, ¿verdad? ¿Todavía no sabemos para qué queremos los ordenadores?

Resulta un tanto sorprendente que, a estas alturas, todavía estemos hablado de estos temas. Pero la intensidad de un reciente debate demuestra que todavía no estamos de acuerdo.

Larry Cuban es autor de algunos libros muy citados en los que se cuestiona la introducción de las TIC en educacion. El más conocido es Oversold & Underused: Computers in the Classroom. Para hacerse una idea de su pensamiento se puede leer este texto: Computers Meet Classroom: Classroom Wins. o este resumen de una charla (Dilemas políticos y docentes del uso de las TIC en el aula. El caso de Estados Unidos) En su blog, muy recomendable, publica habitualmente artículos sobre la reforma educativa, la gestión de los centros o el uso de la tecnología educativa o, mejor, la ideología que justifica el uso de las TIC en educación. Hace unos días publicó una entrada titulada Answering the Big Question on New Technology in Schools: Does It Work? (Part 1) dedicada a criticar las inversiones en TIC en las escuelas dado que no existen evidencias empiricas contrastadas sobre la mejora en el aprendizaje que producen las TIC.

Sigue leyendo