¿POR QUÉ SEGUIMOS DISCUTIENDO SOBRE “IDEOLOGÍA DE GÉNERO”?

 

Quien expresa “ideología de género” tiene que indicar cuál. Se entiende por “ideología” su sentido más amplio: “ideas articuladas respecto de X”. “Idea” es el resultado de procesar de algún modo una serie de sensaciones, experiencias o situaciones. Y “X” será algo que podemos designar o describir de algún modo y que se refiera a un conjunto de situaciones o experiencias.

Por lo tanto, es fácil discutir sobre “ideología” sin saber de qué se está hablando.

Primero, la “X” puede ser un término que no todos usen igual. Supongamos que hablamos de “amor”: ahí ya empiezan las discusiones de qué situaciones vamos a considerar dentro del término. Algunos incluirán necesariamente al matrimonio, otros dirán que es irrelevante. Por ello, empezaría preguntando: ¿qué entendemos por “género”? A ver. Para muchos, “género” es igual que “sexo”, y para muchos otros, “género” es una forma de describir comportamientos sociales, mientras que “sexo” es una forma de describir diferencias biológicas. Es decir, no parten del mismo término, digamos que habrá “género-sexo” y género-social”. Ahí ya hay una discusión y un acuerdo por trabajar. Por mi parte, me inclino a diferenciar los términos, no tiene sentido emplear dos términos para el mismo referente, a menos que haya un cambio. “Género” es algo más que solo “sexo” o diferencias biológicas. Aunque también se puede argumentar que lo biológico determina el comportamiento y que mi “sexo” determina como me comporto. Pero este argumento nos lleva a reducir todo a que la “materia” determina “lo espiritual” finalmente. Es decir, es tan reduccionista que no podría ser argumentada por quienes defienden la existencia de dimensiones supra-naturales, como dios o espíritus.

En segundo lugar, existen diversos sentidos de “ideología” según como califiquemos a ese conjunto de ideas, que se supone, al menos, coherente y refiere claramente a X. Por ejemplo:

  • Si oponemos “idea” a “teoría”, entonces, podremos decir que la “ideología” no busca ser probada de una forma racional.
  • Si oponemos “idea” a “hecho”, diremos que la “ideología” buscar agregar un interés a la realidad. Cada quien podría usar “ideología” en un sentido que descalifique las ideas de otro.

En “ideología de género”, la descalificación es porque se opone “idea” a “certidumbre” (para algunos, “revelación”). Los otros tienen “ideología de género” porque no tiene la certeza o verdad. Lo extraño es que, desde el sentido inicial de “ideología”, nadie está libre de “ideología”. Todos portamos “ideologías”, incluso el que indica la ideología de otro.

(Mi ideología parte de vincular lo que expreso con lo que tiene efecto en las personas, es decir, “idea” es “pensamiento” entendido como la forma que aparece cuando se organizan las experiencias y se contrastan con lo que se percibe a lo largo del tiempo. E “idea” se opone, a mi entender, a toda experiencia sobre la que no se vuelve ni cambia, se opone a la inercia u ociosidad o conformismo, y, quizá, en el fondo, para mí, “idea” implica movimiento, renovación, dinamismo, proyección. Ah, entonces, para mí, “idea” se opone a “axioma” o a “verdad aceptada sin posibilidad de cambio ni adaptación”. No sé si mi ideología es buena, mejor, valiosa o demostrable. Lo que percibo es que me permite comprender otras ideologías, me permite rescatar lo útil y desplazar lo que pueda causar daño a otros. Y eso ayuda a que podamos vivir juntos. Disculpen, me aparté del tema. Regresamos, entonces.)

Ahora, si no explicamos todo lo anterior, que enumero:

  • el sentido de “ideología” que se adopta,
  • lo que entendemos por “idea” y a qué se opone y
  • lo que entendemos por “género” y qué situaciones lo incluyen o no,

entonces, lo que estamos haciendo no es conversar sino solo gritar a ver si es más fuerte mi ruido y los demás se callan, porque parece que todos gritamos de modos distintos.

Por si acaso, no descalifico al grito. El grito es expresión de una emoción o un sentimiento, que puede ser de temor o de rabia o de dolor. Hay que escuchar el grito y descubrir si lo que se hiere es esencial para la otra persona o es solo un intento de unos terceros por causar algún tipo de caos que los favorezca. Lo que quiero resaltar es que esta búsqueda de lo esencial no puede hacerse si no hay interlocutores, no hay criterios de acuerdo previos y ambas partes no ponen por escrito sus “ideas” de manera detallada y explícita de cómo deberían quedar las cuestiones. Y se deben detectar cuáles son las coincidencias para discutir solo sobre las diferencias y para sopesar los efectos de cada opción en cada persona involucrada.

¿Demasiado racional? Y además demasiada imaginación y sensibilidad, creo. Pero vivir juntos es ser racionales, imaginativos y sensibles, de otro modo, a la primera o segunda o tercera oportunidad se pierden las personas en sus “ideas” y se olvidan las personas mismas y… ya tuvimos de eso demasiado, y seguimos.

Concluyo en que la razón para seguir discutiendo el tema propuesto debe ser encontrar un acuerdo para vivir juntos. Si no se quiere discutir, entonces, realmente no se quiere vivir juntos. Y discutir no es gritar sino buscar la comprensión en sus dos sentidos: compartir lo que se siente y describir lo que sucede entre todos. Dicho de otro modo y para ir más allá de lo que he escrito: ya no habría que preguntarnos por qué seguimos discutiendo, sino cómo debemos discutir para seguir viviendo con libertad y dignidad.

Mark of the Vampire (MGM, R-1972). Photo (8" X 10").

 

 

 

 

 

 

Profundizando con las TIC en educación: cultura digital y entornos virtuales

Siempre vamos aprendiendo, la vida es una ruta de aprendizaje. Aprender es cambiar después de evaluar lo que nos va sucediendo, lo que vamos pensando mientras vamos pasando. Disfruto aprendiendo (aquí hay una opción a quienes dicen que la vida se compone de problemas y soluciones). Entonces, en algunos momentos, me detengo y miro por lo que he vivido (lo que he aprendido) e intento resumir todo. Esta presentación es uno de esos intentos. En los siguientes días la iré modificando, mientras la leo y releo y la experimento y escucho. Así que aquí está. Espero que sea útil (y, de ser posible, agradable y didáctica, en todo caso, eres bienvenido a comentar).


APRENDIZAJE Y EDUCACIÓN

Gato y estrellas - II

Se aprende en todos lados y de todo, se educa… ¿solo en la escuela? ¿es un espacio físico delimitado donde se debe concentrar la orientación básica para formarse como ciudadano? ¿fuera de este espacio no es posible? La innovación en nuestro contexto difícil (hablo desde el Perú y desde América Latina) supondría hacerlo posible, conseguir que exista educación en todos los contextos vitales de nuestros estudiantes. Ellos aprenden solos o con sus pares probablemente una mayoría de las competencias que usarán en la vida. No sé cuánto de las competencias que se emplean en el trabajo tienen su origen real en la escuela (algo de esto aquí) y un estudio referido a un ejemplo). Esta estadística sería útil.

Pero más allá de esto, la relación entre la vida escolar (¿una etapa de la vida o un espacio donde se vive?) con la vida personal e integral es esencial. Pero si los estudiantes ya aprenden a separar desde muy temprano en su niñez, y lo restringen a un espacio definido, entonces, ¿cómo podemos esperar que hagan el aprendizaje continuo que esperamos? (Cfr. Lucas, Robert, “Lecturas sobre crecimiento económico”), es decir, ese aprendizaje estructurado y eficaz que se extiende a todos los aspectos de la vida productiva y ciudadana.

Desde la infancia, ese aprendizaje se confina en la escuela, fuera de ella, es otro mundo. Finlandia y los países asiáticos (por ejemplo, Japón o Corea) proponen dos soluciones divergentes, el primero supone que la escuela es parte de la vida, los segundos inundan la vida con la escuela. Voy a pensar un poco sobre el tema y sacar algunas consecuencias para reconsiderar el concepto de educación.

The City Bus Has Open DoorSi consideramos de algún modo los contextos vitales de los estudiantes, es decir, los contextos donde transcurre la mayoría de sus aprendizajes, y los intentamos articular con la educación, supone un cambio en el ámbito de actuación del docente. ¿Cómo puede el docente acceder a esos contextos vitales que demandan el tiempo mayoritario de los estudiantes? Si los estudiantes, fuera de la escuela, están con sus amigos una buena cantidad de horas, ¿cómo ejercer docencia allí? Quizá sea bueno disminuir las horas lectivas en aula y crear otros espacios menos rígidos o controlados donde el docente interactúe mejor con los estudiantes en sus grupos naturales: clubes, eventos, ferias, etc. Menos horas en la escuela puede significar más horas de aprendizaje guiado. Sabemos que un aprendizaje situado es más eficiente y eficaz. La escuela no lo favorece como espacio físico. Es posible “llevar la escuela” a los contextos vitales de los estudiantes. Podemos. Tal vez sea innovador, eficaz, al menos, será no menor en resultados pero más real y, a la larga, configurará un aprendizaje permanente, pues el estudiante se acostumbrará a buscar formación y reflexión en cualquier aprendizaje que realice, en cualquier contexto.

En principio, el problema es acercar la educación al aprendizaje, lo cual significa acercar al docente a los contextos donde los estudiantes aprenden, no necesariamente con TIC sino, por ejemplo, ¿dónde, cómo y con quiénes aprenden a conocer amigos o amigas, a jugar, a bailar, a conversar, etc.? Eso no lo hacen con las TIC, pero son aprendizajes fundamentales para la vida. Si los docentes pueden influir en este tipo de aprendizajes, para orientar a los estudiantes, no podrán hacerlo en el aula sino en ambientes más cercanos a los contextos cotidianos de los chicos y chicas, como el barrio, la tienda, la casa de uno de ellos, etc. Se puede proporcionar espacios más abiertos, menos estructurados, más parecidos a estos que mencioné donde los docentes pueden actuar, fuera de la escuela misma y en coordinación con las organizaciones locales. Para ello, este tiempo debe ser tomado en cuenta en su jornada laboral.

No hablo de que solo se vuelva un docente en línea, porque todavía hay muchos espacios no virtuales que consumen la vida del estudiante (aunque es cierto que los entornos virtuales son un ámbito profesional que se incrementa y no hay muchos docentes en ello). Por cierto, no estoy proponiendo simplemente que todo lo hagamos en virtual o introducir los entornos virtuales en el contexto escolar. Si bien es una forma de expandir la escuela o de incluir la cotidianidad en ella, planteo un asunto más general.

hanging around¿Qué implica esto en la noción de escuela? Podríamos empezar con la idea que el aprendizaje formal es propio de las instituciones educativas, pero no es su característica definitoria. La escuela ofrece también aprendizaje guiado, además de aprendizaje formal. Incluso lo que la caracteriza, como institución, es la suma de ambos (o su intersección). Lo que propongo es que se desarrolle un modo de aprendizaje guiado situado y fuera de la escuela (como ambiente físico). Esto no parece ser un aprendizaje formal, aunque habría que definir claramente aprendizaje formal. Si “formal” quiere decir “estructurado” o “válido para la certificación” o “estructurado”, también puede ser formal (llamemos a estas acepciones, “formal_1″). Si “formal” significa “empaquetado” o “fijo en esquemas” o “uniforme” o “no personalizable”, estoy en desacuerdo (ésta sería llamada la acepción “formal_2″).

¿A qué nos lleva esto? ¿A insertar nuevos contextos vitales cotidianos en la escuela (opción 1) o a dotar a la escuela con nuevos espacios en su interior que emulen a esos contextos vitales (opción 2)? Como propongo que se realicen actividades docentes fuera de la escuela-ambiente físico y dado que el docente representa a la escuela-institución, deben darse ambas opciones: la escuela se modifica (como institución se expande) y también influye y modifica los otros contextos al actuar en ellos (a través de sus agentes). Entonces, si llevo esta idea al extremo, debería llegar a la conclusión de que la escuela no es solo una institución sino que la escuela es una forma de intervenir en la sociedad (no un espacio físico con actividades institucionalizadas) y que toda actividad orientadora consistente, constante y conducente a una certificación o reconocimiento por la sociedad es educación (supongo que para que esto suceda, alguno de los componentes de la actividad está validado previamente). Esta idea plantea una escuela acorde con las distintas formas de mediación para obtener conocimiento, una escuela que es trasversal a los distintos modos de realidad (sean físicos o virtuales).

open doorsEsta consideración debe trasladarse a los otros componentes de la escuela, por ejemplo, el mismo currículo, que debería constar de aprendizajes demandados por las situaciones de la vida cotidiana (aprendizajes fundamentales). También influye en la implementación de ese currículo. ¿Qué pasaría si el curriculum se concretizara en una programación anual basada en proyectos y no en áreas curriculares? Por ejemplo, el horario se articularía en tres tipos de proyectos: proyectos cortos, medios y largos (por su duración), cruzados con tres tipos de ámbitos: personal, grupal, comunal. Los docentes, que provienen de distintas áreas, trabajarían colaborativamente en grupos, según los tipos de proyectos, para gestionarlos y facilitar a los estudiantes. El estudiante iría de tres horas de proyecto corto personal a un segundo turno de proyecto grupal largo. Eso implica un período previo antes de empezar a trabajar con los proyectos en la construcción participativa de estudiantes y docentes de los temas y alcances de los proyectos durante el año, donde todos los docentes del grado junto con los estudiantes buscarían articular los perfiles deseados (en términos de competencias, no de capacidades) en situaciones susceptibles de ser realizadas en proyectos de diverso tipo. Podrían participar también los padres. Con proyectos, el padre y el estudiante podrían comprender mejor qué es lo que se va a “estudiar” y también podrían vincularlo mejor con la realidad. También implicaría que no existirían “sesiones de aprendizaje” sino fases de proyecto. Y así por el estilo.

Algun dia Cronos bebera de su sopaEsta reconsideración de los contextos donde se dan los aprendizajes y que deben tomarse en cuenta en el ámbito educativo produce cambios profundos, en mi opinión, en todos los aspectos de la educación. Justamente porque la educación no puede restringirse a un espacio determinado, sino porque su esencia es ser una actividad que impregna a toda la sociedad y que la involucra en su totalidad, para poder cambiar y madurar.